A Dios pongo por testigo…

vientoDomingo 24 de mayo. …que voy a pasar hambre el resto de mi vida. O eso creo. De momento me mantengo bien, aunque el viernes me salté un poco el guión y ejercí de gordo garrulo. Un helado de stracciatella y un gin tonic se encuentran entre mis fechorías.

A veces me pregunto si tirar la toalla no sería lo más cabal conmigo mismo. Estoy solo en el universo, lanzando un SOS (la señal de socorro, no el paquete de arroz). Necesito un Dios en el que creer, o el abdomen 0% graso de la eurovisiva Edurne, pero resulta que Dios no existe. Y que Edurne está con De Gea. Que encima es flaco.

Anuncios

6 pensamientos en “A Dios pongo por testigo…

  1. María

    Te entiendo bastante bien, pero sabes? Puedes o no creer en Dios, pero lo que nunca debes consentir es dejar de creer en ti, no sé si llegaremos a tener la cinturita de avispa de Edurne pero en mi caso con colar en una talla 42-44 me conformo, sigue así que lo estas haciendo muy bien y ni se te ocurra abandonar que ya verás como doña Bascula te premia de lo lindo poquito a poco.

    Me gusta

    Responder
  2. Alicia

    ¡¿Por qué lo llamamos dieta, cuando queremos decir “pasar hambre?!

    Estarás tan restrictivo, en esa fase de choque tuya, que piensas que hacer un heladito y un gin tónic es pecado mortal jajaja.

    ¿ Pero bueno? , ¡Cambia el chip! Nada de lamentos, si no, no habertelos tomado o haz algo menos restrictivo que te permita hacer la siguiente comida de forma que contrarrestres lo ingerido anteriormente.

    No se te ocurra tirar la toalla, ya que de otro modo estarás SIEMPRE buscando la escusa para saltarte tu plan de alimentación.

    El abdomen de Edurne es 33% genética, 33% dieta, 33% ejercicio y 1% bisturí ( ojo que lo mismo esta no se ha hecho nada) Tienes un 66% de tener ese abdomen, ¿ Lo quieres? Pues a luchar por él.

    Yo lo tengo claro, a mi la talla 38 me aprieta el …choxxo, sería feliz como María, con una estupenda 42,que además en H&M son enormes 😛

    Saludos

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Nada de excusas ya, llevas razón, nada que merezca la pena se consigue sin esfuerzo. No voy a luchar por el abdomen de Edurne, voy a luchar por el mejor abdomen del que yo sea capaz. A eso hay que tender. Gracias por tus palabras

      Me gusta

      Responder
  3. Pili

    Hola!

    Mi cuñado es más o menos de tu altura y llegó a pesar 90 kg. Ahora está en 68 kg y está fantástico. ¿Sabes qué le animó a bajar de peso? Un susto que le dio el corazón, no fue nada pero la tensión la tenía a 22!! No dejes que te pase lo mismo, eres muy joven y si empiezas a cuidarte ahora, cuando tengas nuestra edad (más de 40) te sentirás vital y te comerás el mundo (en sentido figurado, jejeje).

    Ah, yo cambiaría el nombre de tu blog por mi ex-gorda vida, porque ya estás consiguiéndolo.

    Y los helados…. son mucho más sanos que otras cosas, uno a la semana no creo que engorde. Yo, hoy mismo, me he zampado un chocolate con churros brutalmente bueno y no me arrepiento, el resto del día lo compensaré.

    Sobretodo muchos ánimos, lo conseguirás.

    Me gusta

    Responder
  4. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

    ¡Hola, Pili, bienvenida! Desde luego tu cuñado se puso las pilas, susto mediante sí, pero el caso es que se las puso. Y lo celebro. Esta historia de éxito debe servirme de aliento. No sé si podré con el reto, pero sé que TENGO que poder. Lo voy a intentar o, qué coño, lo voy a conseguir. Vuestras palabras son el empujón que necesito. Gracias por el fuego 😉

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s