La dieta del oficinista

Viernes 29 de mayo. Os pongo un ejemplo de la dieta que estoy siguiendo, ajustada por mi dietista de lo que debe comer un señoritingo de 162 cm que no viene ni de segar en el campo ni de picar en una mina. Es lo que yo llamo la dieta del oficinista: se come bien pero tú crees estar cocinando aire de todas las maneras posibles. A continuación, todo lo que ingerí a lo largo del día de ayer.

Desayuno

Café con leche desnatada con sacarina y dos cucharadas de cereales no azucarados

Leche desnatada con café con sacarina y dos cucharadas de cereales no azucarados

Comida

Lentejas estofadas con 50 gramos de patata (la zanahoria es cosa mía)

Lentejas estofadas con 50 gramos de patata (la zanahoria es cosa mía, por aquello de darle un poco de magia al asunto)

Agua, ensalada, filete a la plancha y cuatro dedos de pan blanco

Agua, ensalada, filete a la plancha y cuatro dedos de pan blanco

Sandía, que ya va siendo temporada

Una rodaja de sandía, que ya va siendo temporada

Merienda

Un chicle sin azúcar (mal, lo sé, pero no me apetecía queso de Burgos)

Un chicle sin azúcar (mal, lo sé, pero no me apetecía queso de Burgos)

Cena

Agua, dos lonchas de queso desgrasado con pan integral y yogur desnatado edulcorado

Agua, dos lonchas de queso light con pan integral y yogur desnatado edulcorado

Cosas que hago mal: no tomar nada a media mañana ni merendar.

Cosas que hago bien: beber mucha agua y reconocer lo que hago mal.

Anuncios

6 pensamientos en “La dieta del oficinista

  1. María

    Debes obligarte a hacer las cinco tomas. Seguro que lo sabes, pero no está de más repetirlo… metiendo esas dos comidas que te faltan el metabolismo trabaja y quema más calorías de las que ingiere, claro siempre que sea algo poco calórico. Yo sé que es fácil hablar, pero es que la teoría me la sé muy bien, veremos a ver como doy yo la semana que viene.
    P.D.: A portarse bien el findeeee

    Me gusta

    Responder
  2. Kaonnibal

    Te entiendo completamente con lo de que te cuesten las 5 comidas… me pasa lo mismo. Si estoy ocupada se me olvida comer y si estoy sin hacer nada hago todas las comidas que se me olvidaron días pasados. jajaja. Pero todo es cuestión de habituarse y obligarte a ti mismo a hacerlo aunque no te apetezca!! He leído tus entradas desde la primera hasta esta… y ya que estoy te comento que comencé igual que tú. Pesaba 91kg y bajé sin hacer nada hasta 87kg y ahí ya me puse en serio hasta hoy que peso 74. Mido lo mismo que tu! Así que a seguir el mismo caminito. Mucho ánimo!

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Hola, guapísima, bienvenida a mi humilde morada cibernética jejeje A partir de esta semana me voy a obligar a esas cinco comidas, todo sea por hacer caso de los expertos y acelerar el metabolismo, que toda ayuda es poca. Enhorabuena por tu historia de éxito, estás hecha una fenómena. Qué no daría yo por pesar 74 kilos ahora mismo. Pero paso a paso. Yo aplico las tres `p´: perseverancia, perseverancia y, de postre, más perseverancia.

      Me gusta

      Responder
  3. Amelia

    No entiendo cómo os puede costar comer cinco veces al día. A mí lo que me cuesta es no comer ocho…
    Sí, lo sé, soy una tragona sinvergüenza y sin vergüenza.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s