Me he comprado una bicicleta estática

Miércoles 3 de junio. Algunos habréis mirado el calendario para comprobar que no es el Día de los Santos Inocentes. Pues no, esto no es ninguna broma. Me he comprado una bicicleta estática. Lo vuelvo a poner, ahora en mayúsculas, que hay quien las lee mejor: ME HE COMPRADO UNA BICICLETA ESTÁTICA.

20150602_143244_LLSPensaréis que me he vuelto loco o que me sobra el tiempo y el dinero. Pues tampoco. He comprado un modelo básico de apenas cien euros con minutero, cuentakilómetros y cuentacalorías, más que suficiente para fliparme y creerme el sucesor de Alberto Contador. Llevo dos días montándola (con perdón) y me sorprende no estar tan bajo de forma como yo creía. Eso sí, el dolor de culo no me lo quita nadie. Lo tengo desollado. Será cuestión de hacer callo. ¡Comienza la bicimanía!

Anuncios

8 pensamientos en “Me he comprado una bicicleta estática

  1. Amelia

    Espero que a tu bici estática no le pase como a la mía: que es eso mismo, es-tá-ti-ca.

    Parece un chiste, entre cuenta minutos, cuentakm, cuentacalorías… mucho contador veo ahí:
    “al ver tó contador”.
    Vale, contando chistes me voy a morir de hambre, lo sé… (tal vez sea la solución al sobrepeso, ja ja ja).

    Mucha suerte y a pedalar.

    Me gusta

    Responder
  2. Maria

    Yo me bajé el domingo la mía de la azotea, la pena que no sé lo que le hizo mi marido al montarla que no le funciona el cuadro de cuenta cosillas, todavía no la he podido usar, porque será mala leche que cuando empiezo de régimen siempre me pasa algo, o me da jaqueca o en esta ocasión un gripazo de aupa.
    La verdad es que es una buena herramienta, pero recuerda, que a partir de los primeros 45 minutos se empiezan a quemar calorías. Yo empezaré por 20 minutos, no creo que aguante más. Ah, y con respecto al sillín, en el Lidl me compré uno de gel, no es que sea la panacea, pero es más cómodo, y si no…. te pones un cojín.
    Ya queda menos, cuatro diillas de ná!!

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      La bici puede ser nuestra gran aliada, María, pero hay que obligarse a usarla, tomárselo como un trabajo si quieres, pero usarla, y no precisamente como galán de noche. Yo llevo tres días dando pedaladas y creo haber ganado en resistencia, aunque bien pudiera ser un efecto placebo. Si algún día me paso, la bici puede ayudarme a compensarlo un poco. Todo lo que sea restar gramillos y menear el cuerpo, bienvenido sea. Y descuida, que llega un momento, a partir de la media hora normalmente, en que me llego a poner hasta dos cojines XDDDDD No obstante, las molestias van remitiendo, el culo empieza a curtirse jejeje

      Me gusta

      Responder
  3. Pili

    ¡Hombre! ¡Otro con la bici!
    Te cuento, en mi vida puedo haber hecho miles de kilómetros en la bici estática, tuvimos una desde los 11 años, en la normal solo unos cientos. ¿Por qué? Porque veía a mi padre subir casi todas las tardes y yo también subía un rato. Luego de mayor para no engordar cuando no salía a andar (en invierno, por ejemplo) y sobretodo para mantener las piernas fuertes para cuando iba a la montaña. Todo fue antes de… conocer a mi pareja y empezar a tener niños.
    El año pasado, hacia febrero, me compré una estática y llevo hechos unos 600 km en total.
    Yo soy la típica rara a la que le gusta mucho ir en bici, lo que pasa es que por la ciudad me da mucho respeto y subo a la estática. Reconozco que ir en una bicicleta normal te pone mucho más en forma que la estática, no hay color. Nunca he hecho spinning, odio que me digan “venga chicos, a levantar el culo, más deprisa, más deprisa”, lo odio. Y esa música infernal…. Odio la música de los gimnasios, en vez de animarme a hacer ejercicio me hace querer salir corriendo de la sala.
    El tema del culo es acostumbrarse, en pocos días no te dolerá.
    A ver si este fin de semana subo algún ratito a la bici.
    Hasta otra y a seguir peladeando.

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Qué importante es tener una cultura del deporte desde peques, interiorizar una vida sana antes de empezar a deslizarse por los malos hábitos. Yo nunca di importancia a mi cuerpo hasta que los kilos de más me avisaron de que cuidar la carcasa es tan fundamental como cultivar el coco. La salud será a nivel global, cuerpo y mente, o no será.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s