Imposible is (casi) nothing

Viernes 26 de junio. Todos tenemos `imposibles´ en nuestro armario: un pantalón que no nos pasa de los tobillos, un jersey que corta la circulación (la nuestra quiero decir, no que arrasemos por donde vayamos), una blusa al borde del estallido, qué sé yo. En mi caso es una camisa molona que el año pasado, con diez kilos menos, me hacía vuelo y que ahora apenas me abrocha con dignidad.

20150626_011318_LLSPero como todo en este mundo tiene su función, la camisa que veis ahí arriba también tiene la suya. Va a servir de estímulo para perder barriga, ya que me la iré poniendo semana tras semana para ver si se nota el progreso… o el retroceso. A ver si hay suerte y antes de que acabe el verano puedo abrocharme todos los botones sin necesidad de respiración asistida.

Anuncios

15 pensamientos en “Imposible is (casi) nothing

  1. Daniela

    Hola.
    Lo lograras, continua con el mismo entusiasmo y poco a poco veras los resultados. 🙂
    Sobre el comentario que dejaste en mi blog, el párrafo es del libro “La historia del loco” de John Katzenbach; te lo recomiendo si te gusta el género del terror, suspenso, tema policial y la parte “psicológica” esta buenísima.
    Suerte.

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Pues tomo nota, Daniela. En cuanto despache los dos libros que tengo pendientes sobre la mesilla de noche, buscaré en la biblio tu recomendación. Voy a fiarme de ti, así que te iré con las reclamaciones si no me gusta 😛

      Me gusta

      Responder
  2. Kaonnibal

    Síiii todos tenemos de eso: en mi caso es un vestido que me compré hace poquito. Me lo compré estrechito expresamente para poder perder un poco y que me quede genial… jajaja pero no tengo “muertos” en el armario del año pasado ya que aunque estos meses atrás la haya liado bastante, no he recuperado todo lo que perdí así que toda la ropa del año pasado me va enorme. A por esa camisa!!!!!!!

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Yo he notado que mi cuerpo es cada vez más generoso conmigo. Él sabe que a veces me paso, pero también todo el esfuerzo que estoy realizando, y de alguna manera limita los efectos devastadores de estos desparrames puntuales. Y no, no me confío ni aflojo en la pelea. Ha costado demasiado llegar hasta aquí como para dormirse ahora en los laureles

      Me gusta

      Responder
  3. Ceci

    Es como mi “dasafio del jean”!!!
    NAda mas lindo que ver como de a poco va quedando mas linda hasta que ya no la vas a poder usar de lo grande que te va a quedar!!!!

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Qué gozada cuando has de ponerte cinturón para que los pantalones no acaben por los suelos o cuando te abrochas los botones de la camisa y cabe otro como tú en el hueco que dejó tu panza. Esas sensaciones no las paga el dinero 🙂

      Me gusta

      Responder
  4. karaidek

    Yo tengo unos pantalones que compré hace 4 años y no me cerraban bien nunca. Hubo ocasiones en que faltaban unos 15cm para que cerraran.
    Ahora ya abrochan bien, aunque aún falta llevarlos al sastre porque soy muy alta (156cm) jajaja y me arrastran un poco.

    Me gusta

    Responder
  5. Pingback: Semana 16, día 7 | MI VIDA GORDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s