¡Y venga premios!

Infinity

Viernes 29 de abril. Es la blogosfera un mosaico llevado al último extremo, una historia compuesta de historias, un viaje surcado por aventuras inacabadas, ecos de reflexiones y relatos truncados que sin embargo encuentran su unidad por medio de la fragmentación. Es por eso que los premios vienen a poner cierto orden en el desorden, a legitimar de alguna manera este caos. A Junior quiero agradecerle una vez más que siempre tenga en cuenta a sus seguidores, que no nos considere meros figurantes con apenas una frase en toda la película. A él le debo hoy dos reconocimientos más que van para la saca y que por extensión también son vuestros, de mis seguidores, que hacéis esto posible. Se trata del Infinity Dreams Award y del Sisterhood of the World Bloggers Award.

sister

Pero las buenas noticias no se acaban aquí. La blogosfera anda agitada y a poco que deambules te topas con más galardones; en este caso el Best Blog Ever concedido por Desde tú, mamá y andaluza, o sea, un arte de esos que te derriban. Ahora paso a contestar sus preguntas, las mismas que habréis de responder vosotros si queréis el premio, que no todo es gratis, bonicos míos : P

Ever

Una ciudad/lugar: Nueva York. Tengo que ir si Donald Trump no lo remedia.

Ese plato de tu madre/padre que tanto te gusta: Diré uno de cada uno, no vayan a celarse. De mi madre me quedo con sus albóndigas, tan sabrosonas y tiernas que se te deshacen en el paladar, y de mi padre sin duda sus arroces, tan espectaculares que bien podría pasar por nacido a orillas del Turia.

¿Qué es lo primero que harías si te tocara un buen pellizco en la lotería?: Supongo que darme otro pellizco para despertarme.

Recomiéndame una película y una serie: Los idus de marzo y Los Soprano, que no son más que dos maneras de entender la política.

Un hobby: Los videojuegos. Ahora me ha dado por volver a lo retro, a las consolas de mi infancia y primera juventud. Si me drogara me saldría más a cuenta, la nostalgia no es un hobby barato.

¿Qué superpoder te gustaría tener?: El de la invisibilidad. Y ya os digo que no lo usaría para nada bueno.

Anuncios

Tríada de premios

blakc-wolf-blogger-award

Viernes 22 de abril. Contra toda lógica sigo cosechando premios… y cuando no, me paseo por la blogosfera y rompo algún escaparate que otro, en este caso el de Junior, que tiene más galardones que pecas un pelirrojo. Sus palabras fueron (y entrecomillo): “Mis nominados son todos mis seguidores”. Y como yo soy muy obediente no he dejado en las vitrinas ni los vasos Duralex. Me he llevado los trofeos Black Wolf, Scarlet Moon y Recognition… y esta vez no hay normas a seguir, así que yo también desconecto la alarma y vosotros veréis qué hacéis.

premio_scarletmoonlogo

Blogger recognition award

En cuanto al mundo lorza deciros que si la semana pasada no actualicé es porque mantuve mi peso exactamente igual que la anterior, circunstancia que no ocurría desde el verano pasado y que alguna gente de mi entorno aprovechó para decirme que hinque la rodilla en tierra, que mis hechuras son las que son y que bastante he hecho ya. Pero obviamente no he llegado hasta aquí para ser otro capullo fracasado más. Podéis apostar vuestras pelotas -o cada uno lo que tenga- a que pienso cobrarme la codiciada pieza del éxito. A lo torero os digo que triunfaré o llevaréis luto por mí.

P.D. Y ahora un poquito de epic win: peso 74.9 ¿En serio alguien se piensa que voy a rendirme ahora? ; )

Foliorexia

image_content_4592929_20160327040712

Viernes 8 de abril. Así se llama la última locura que circula por las redes sociales y que no hace más que fomentar trastornos de la alimentación como la anorexia o la bulimia. El reto que propone la foliorexia es que tu cintura no mida más de 21 centímetros, el ancho de una hoja de papel. Esta campaña al parecer se inició en China pero ya se ha extendido por todo el planeta y son centenares de petardas las que ya han subido su foto a Instagram para demostrar que encajan con ese falso cánon de belleza.

Sé que no soy el más indicado para hablar, que un tipo que ha hecho la dieta del sirope no es la clase de persona idónea para poner el grito en el cielo, pero vosotros sabréis disculpármelo y estar conmigo en la denuncia de esta práctica que lleva a muchas chicas a disputar carreras de kilos por las que algunas de ellas terminan comiendo únicamente hielo. Creo que como demencia se lleva la palma. Cabe preguntarse también por qué en Instagram no te permiten enseñar las lolas pero sí toleran este tipo de cosas, aunque eso es harina de otro debate.

Algún día me mediré la cintura, sólo por curiosidad, pero ya os adelanto que cada vez estoy más satisfecho con mi cuerpo. Es la primera vez en muchos años que la llegada del buen tiempo no me supone un trauma. Estoy como loco de poder lucir mi nueva anatomía, de pasear mis flamantes y orgásmicos 75.6 kilos (700 gramos menos que la semana pasada). La gente ya me lo nota, mi ropa parece otra, ¡yo parezco otro! He ganado en salud y sobre todo en higiene mental. Cada día me quiero más… achili-pú- apú- apú.

A mi novia se la pego con Sonsoles

IMG_1169

Viernes 1 de abril. De pequeño, antes de las primeras pajillas, uno sueña con ser astronauta, futbolista o estrella del rock. Pero al final uno se planta en la treintena sin saber qué fue de todo aquello, preguntándose qué coño ha hecho con su vida. Hace un mes, cuando me despedí de vosotros, me dio por medir la distancia entre mis sueños y la realidad; quería comprobar si todavía estaba a tiempo de arreglar mi biografía de un plumazo. Y me la jugué. Y es que han pasado algunas cosas mientras no mirábais.

La principal es que ahora estoy en paro, aunque no por mucho tiempo si la segunda parte de mi doble salto mortal con pirueta y triple tirabuzón sale bien. De lo contrario, el hostión será de aúpa y tendrán que limpiar mis pedazos con una bayeta. Esto motiva que tenga que recortar gastos… y sí, lo habéis adivinado, lo primero en caer ha sido la cuota del gimnasio. Ayer fue mi último día después de cinco meses de disciplina espartana, el día de mi retirada bajo promesa a mi particular diosa elástica de seguir haciendo los ejercicios de suelo en casa y de no bajarme de la bici salvo llamada irrenunciable del cartero comercial. Y pienso cumplir, ya sabéis lo comprometido que estoy por hacer de este blog una puñetera historia de éxito.

Por lo demás, abril será un mes más movido que las neuronas de Cristina Pedroche, porque si cuaja lo del curro empezaré a sentar las bases para mudarme con mi chica a una nueva `solución habitacional´, como diría cualquier ex ministro repipi de ZP. Pero tranquilos, que no estaré solo: Soehnle me acompañará, Sonsoles para los amigos con derecho a roce. Arriba podéis verla, tan tersa, tan lustrosa. Me ha dicho que peso 76.3 la muy p…. (reciosa).

Cierre de temporada

bye goodbye mickey mouse bye bye
Jueves 10 de marzo. Creo que la explosión inopinada de una báscula es un momento lo suficientemente significativo como para cerrar la segunda temporada del blog, una temporada que, a modo de resumen, me deja seis kilos menos y dos agujeros más en el cinturón. Me voy de aquí pero no de la vida sana, seguiré erre que erre. Volveré el 1 de abril, ya con la primavera, la mejor época para un capullo.

Ya están aquíiiiiiiiiiii

bascula

Miércoles 9 de marzo. A lo largo de la vida me han pasado cosas de lo más surrealistas, tengo anécdotas para dejar corta la Enciclopedia Británica, pero lo de hoy entra en el terreno de lo paranormal, en un caso que bien merecería un monográfico de Íker Jiménez en `Cuarto (y mitad) de Milenio´.

Había oído hablar de combustiones espontáneas, de muertes súbitas y hasta de mecheros y cigarrillos electrónicos que explotan, pero lo que jamás me hubiera figurado es que también las básculas se suicidaran. Estaba yo en el baño afeitándome para dejarme la cara más lisa que el currículum de Belén Esteban cuando a mis espaldas he escuchado una deflagración, un estallido sordo como cuando una maza impacta en el escaparate de una joyería (me han contado, ehem).

Mi balanza ha explosionado. Así, sin más. Arriba podéis verla, siniestro total, resquebrajada y cuarteada como un campo andaluz en pleno agosto. Y no es que me haya subido encima y haya sucumbido a mi cuerpo rotundo, no; esto tiene que ser una señal, alguien que quiere comunicarse conmigo, un póster gay (George Michael, Tino Casal, Mónica Naranjo, o así). En fin, ahora a ver cómo me peso este viernes. Un poquito de crowdfunding y listo.

Mi templo del dolor

kinet

Viernes 4 de marzo. Peso 75.7, doscientos gramos más que la semana pasada, vamos a pensar que de músculo (conste que lo he escrito sin reírme). Pero a lo que voy. Ahí arriba podéis ver los dominios de mi particular diosa elástica, el lugar donde ejerce su despótico poder para hacerme sudar como un cenutrio. El templo del dolor imprime carácter: al principio sonríes como la rubiales que aparece en la foto, sí, pero este sitio termina por borrarte del rostro esa estúpida sonrisilla de ardilla Disney. Y no es un lamento, es una realidad, una realidad para la que no tengo más que gratitud. Gratitud hacia mi monitora de la Gestapo y hacia mis compis de fatigas. No hay nadie entre ellos que dijeras que ha pisado un gimnasio jamás. Todos parecemos inevitablemente fuera de lugar, como si acabásemos de ser teletransportados desde un oscuro pasillo de biblioteca a un mundo demasiado aséptico y estilizado. Entre feos, calvos, pálidos y miopes no hay lugar para el postureo. Nunca apareceremos en un catálogo de moda ni abriremos la portada de una revista. Y ni falta que hace. Los miro, me miro y creo que somos felices.

Oscar a la tenacidad

Mic leonardo dicaprio oscars oscar
Viernes 26 de febrero. Perder peso me está costando casi tanto como al bueno de Leo conseguir el puñetero Oscar, que digo yo que tampoco será algo tan importante cuando lo tiene hasta Penélope Cruz. Pero os voy a decir una cosa: esto marcha.

Vivir a plan es chungo, sí, es una sensación difícil de describir, siempre piensas que no vas a aguantar mucho más. En mi caso muchas veces saco fuerzas de los recuerdos de cuando hice el ayuno. Pienso en cómo me sentía entonces, cuando me tiré diez días sin comer y el hambre me perforaba por dentro como un gusano. Fue un septiembre terrible, aquella fosa en el estómago y en la parte de atrás de la garganta, seca y vacía. Incluso puedes notar cómo te encoges. Pues bien, de ahí saco la voluntad para decirme que lo de ahora no está tan mal, que podré con ello. Y vaya si puedo: estoy en mi peso más bajo desde que comencé la dieta.

Si la siropelocura me dejó en 76 kilos hoy peso 75.5, setecientos gramos menos que la semana pasada. Al fin dejo atrás una puerta que creía infranqueable, justo hoy que cumplo cuatro meses de gimnasio que me han hecho perder 9.1 kilos de los 12.9 totales que llevo desde mayo. Con estas cifras en la mano, ¿de veras hace falta que diga que si yo puedo vosotros también?

Premios Liebster y Versatile Blogger

liebster

Domingo 21 de febrero. No deja de ser sorprendente que me sigan concediendo premios, esas cosas que siempre ganan otros. Pero mi querida Cook Edere ha venido a nombrarme empleado del mes por partida doble concediéndome los premios Liebster y Versatile, a mí, que empecé esto por diversión y ahora resulta que hasta me lee la gente y todo. Sin embargo, a quien sí deberíais leer es a mi benefactora, que es un hacha. ¡Con sólo decirle lo que comes te dice quién eres! Casi `ná´. Y ahora sí, paso a contestar las once preguntas que legitimen mi reconocimiento y a nominar a otros cinco figuras. Lo de contar siete cosas sobre mí mejor lo dejo para otro día, que no hay por qué aburrir al personal. Gracias a todos.

  1. ¿Qué esperas de tu blog? Putas, Ferraris y cocaína. Pero con vuestra lealtad más que suficiente.
  2. ¿Cuál es tu mejor momento del día para escribir? Justo antes de comer, que el hambre agudiza el ingenio.
  3. ¿Eres un ser urbano o campestre? Urbanita a machamartillo. Escapadas rurales todas las que quieras, pero siempre para volver.
  4. ¿A qué le temes? A los Burguer Kings que se cruzan en mi camino.
  5. ¿Me cuentas un cuento o un chiste? Esto entra un hombre en una tienda y el dependiente exclama: “Usted me dirá”; a lo que el cliente responde: “1´70 aproximadamente”.
  6. ¿Qué fue lo que te llevó a escribir por primera vez? La lectura de `La isla del tesoro´. Yo también quería ser un Tusitala, un contador de historias, como Robert Louis Stevenson.
  7. ¿Cuál es tu mayor afición? Soy multidisciplinar, mis intereses abarcan el cine, la lectura, la escritura, los videojuegos, la gastronomía, los viajes… Una fértil mezcolanza.
  8. ¿Qué haces para relajarte y desconectar? Estamos en horario infantil
  9. ¿Algo que siempre has deseado y nunca has podido tener? Un sueldo europeo
  10. ¿Qué es lo que más valoras en una persona? La lealtad, pero no la lealtad perruna, si no una lealtad lúcida y consecuente.
  11. Si pudieras elegir un lugar para vivir, ¿cuál sería? Un ático espacioso y luminoso en Nueva York, en plan Woody Allen bohemio y decadente (y `podrío´ de dinero)

Mis nominados al doble premio son Si adelagazo, ¿luego existo?  (curvitas sexys y peligrosas), Bitácora de una luchadora (una guerrera andina), Blog de una universitaria a dieta (fofisexy pata negra edición premium deluxe), Las tejas rojas (interesante como toda mujer de frontera) y Crónicas de un comedor compulsivo  (vuelve, amigo mío, que ya no sé qué cebo ponerte)

versatile-blogger-award

Fofisanos y lorzalameros

fofisa

Viernes 19 de febrero. El fofisano se sitúa entre el gordo desparramado y el petardo de gimnasio. Se trata de alguien con barriga cervecera, michelines discretos y culete fondón. Eso si eres guapo y tienes pasta, claro, porque de lo contrario no eres más que una bola de sebo y gracias. Es así que el fofisano por excelencia es Leonardo DiCaprio, ese señor que colecciona rubias de infarto.

Como puede apreciarse, esta moda de los fofisanos es una campaña para que los gordos no se derrumben después de probar mil dietas inútiles y las gordas se consuelen pensando que el gorderas de turno que les arrima la cebolleta es el hombre fashion del momento. Pero los que hemos sido lorzalameros toda la vida no necesitamos que nos apuntalen la autoestima haciéndonos creer que nuestra gordura contenida o desbordada también mola a las rubias de Leo. Aunque ellas se lo pierden, ojo, porque el gordo es menos intransigente con las debilidades ajenas y ama con más abnegación y entusiasmo.

No llamo con esto a la resignación ni al “yo es que soy así”. Si te sobran kilos debes hacer un esfuerzo por perder peso a fin de que tu bienestar no se vea comprometido. Porque yo también era de esos que pasaba de llevar una vida saludable y se cagaba en los gimnasios, las dietas y la madre que los parió y las parió a todas, y me reía de mi propia salud como de los chistes malos. Hasta que rectifiqué a tiempo y ya llevo perdidos un total de 12 kilos con 200 gramos, desde los 88.4 de mayo de 2015 a los 76.2 de hoy mismo. T-E-L-I-T-A