Anécdota suburbana

tigMartes 11 de agosto. Resulta contradictorio que la gordura me conceda el don de la invisibilidad, pero así es. Las mujeres no me ven, para ellas soy como la luz que atraviesa las cortinas. Y en caso de verme no me consideran un fucker que pueda mancillarlas, como mucho las doy asco y a otra cosa. Esto me permite estar muy cerca de ellas, escucharlas sin que me presientan siquiera.

Hace unos días, en el Metro, me senté frente a dos chavalas que hablaban de sus aspiraciones anatómicas. Una de ellas quería estar muy delgada para que la braguita del bikini reposara sobre sus huesos y no sobre su vientre al estar tumbada. Y la otra necesitaba lucir “como sea” un hueco entre los muslos tal y como se ve en la foto, aunque imagino que para ella este culazo de café, copa y puro es de una fofez insoportable. Ambas tienen cuenta en Instagram. Allí suben sus fotos, ofrecen dietas sin control y cuentan sus desvelos para ser los esqueletos más descarnados del instituto. Yo me bajé en la siguiente.

Anuncios

28 pensamientos en “Anécdota suburbana

  1. Alicia

    Ridículas, pero bueno estamos en una sociedad que, a veces, nos hace ser “ridis” en pensamiento y actos. Yo también soy ridícula.

    Cuando crezcan esas mozas se darán cuenta que sólo en el caso que vivan de su cuerpo=imagen ( modelos, actrices, esteticistas..) de nada les servirá tanta cuenta de instagram, tanta dieta milagro y tanta “chuminá”, porque la ley de la gravedad es igual para todos. Que el cuerpo sólo es el continente del ser. Espero que pronto descubran que la cabeza existe y, está para más que peinarse. Yo estoy en ello.

    A mi con photoshop me queda el culo y “er hueco” igual.

    Saludiños

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Me dieron algo de pena, la verdad. Hablaban como sentando cátedra, sin pudor, hilvanando en alto una barbaridad tras otra, convencidas, retroalimentándose entre ellas. Oyéndolas hablar, tan rotundas, tan sin huecos para discrepar, da miedo hasta dónde pueden llegar por lo que ellas consideran un cuerpo 10.

      Me gusta

      Responder
  2. Curvitas

    Felicidades por tu entrada, Rafi.
    Me ha encantado desde un punto de vista literario. El final me parece una joyita.
    Verdades como templos, sí ; me gusta el fondo, también, pero hoy brilla la forma.
    Yo tenía el mismo superpoder que tú y era invisible a los ojos de los chicos, de ahí el título de mi blog.
    Por suerte, mi novio me vio, me reconoció, me eligió y se quedó. Y ahora me importa una soberana porquería que los otros no me vean, porque él me ve.
    Besitos.

    Me gusta

    Responder
  3. kunamg

    Pues Rafi, creo que se pierden a alguien que, a simple lectura, merece conocer. Lo poco que se de ti me hace pensar qu eres una persona con humor, cortes, buen amigo, tenaz y con cabeza. El cuerpo se marchita y lo que queda es la inteligencia y la cultura de cada uno. La gente es tan superficial a veces…. No es por regalar palabras y no estoy sobornada, jajaja

    Me gusta

    Responder
  4. Ceci

    Jajajaa cuanto mas grande menos se ve??
    Pero es verdad, yo muchas veces me senti invisible, sobretodo cuando era mas chica y ser flaca era lo unico que importaba.
    Por suerte crei y fui conciente de que lo importante es la salud, y es algo que comparto con mi novio y allá vamos los dos por el mismo camino!

    Saludos!!

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Mi `invisibilidad´ ahora mismo, con novia, me importa una higa… pero sí que me amargó durante muchos años. Quizá podría haber ligado, claro, pero entras en un bucle de inseguridades muy difícil de romper y tú mismo te autolimitas y te saboteas. Hasta que das con LA persona.

      Me gusta

      Responder
  5. EL PODER DE QUERER SER MADRE

    Hoy tengo que reñírte por partida doble, me despego un poco de tu blog y vuelvo y me encuentro que has engordado 1,1kg??? Arrrgg mal mal, por qué has cedido a los encantos de la comida? La comida es mala, engordaaa mala, pégate en la boca cada vez que sucumbas jejejejeje La otra cosa ¿tú que haces pensando en otras mujeres y si eres invisible para ellas, no te basta con la qué te ve todos los días buenisimo de la muerte a lo Brad Pitt? Voy a llamarla y a contárselo ejejejejejje Vaaaa venga voy a ser buenaaaa, bueno lo de las chicas estas es demasie, yo también quiero que me haga el huequito ese de la foto pero con ese pandero, que me encanta, me parece muy sexy y sin celulitis, viva el photoshop o es que la mujer esta tiene suerte 😛

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Soy un pecador irredento, Tania, reconozco que he pecado y además a lo grande. Pero mañana empiezo a hacer bondad y la semana que viene prometo entrar de lleno en una dinámica saludable, tal y como hacía hasta principios de julio. Ya me he decepcionado bastante, es hora de volver a sentirme orgulloso. Y no te preocupes, la `jefa´ ya sabe que aunque tengo ojos para todas las pupilas sólo se me dilatan con ella : )

      Le gusta a 1 persona

      Responder
  6. Isabel

    Bueno bueno bueno, pues vamos allá.

    Primero: no hables así de ti mismo. No seas duro. Ni siquiera estás con taaaanto exceso de peso, yo peso casi 20kg más q tu y seguro q soy mucho más baja, y ni por eso me deprecio a mi misma jajaja (aunque ya fui partidaria de este estilo, confieso). Has engordado 1,1kg? Pero de veras? te notas más hinchado, la ropa se te aprieta? Porque ya sabes, el musculo pesa lo mismo pero ocupa 5x menos espacio, así que no le hagas demasiado caso a la báscula, lo unico que nos hace es jodernos la vida, la miras y piensas: uy engordé 1,1kg! es que soy gordo. Y si soy gordo, pues comeré más. Fin. Así de sencillo funciona nuestro cérebro, así que mi consejo es que la dejes de lado y centrate en ti, no en la comida, ni nada de eso. Que haces para vivir? Estudias? Trabajas? que te gustaría hacer que hasta ahora no empezaste? Un truco muy bueno es imaginar a tu vida si ya no tuviera estos kilos demás. Caminarias igual caminas hoy? Mirarías a las personas igual lo haces hoy? Usarías las mismas ropas? Comerías lo mismo que comes hoy? Harías ejercicios fisicos? Cuales? Como? Hazte una lista de todas estas cosas que harías SI YA fueras delgado, y luego repasatela una a una y te preguntes: porque ya no lo hago? Verás como nosotros mismos nos ponemos muros y lo hacemos todo mucho más complicado de lo que es.

    Segundo: hay gente tonta en todos los sitios, delgadas y gordas. Ces’t la vie. Pero, para que les vamos a juzgar, verdad? Si son felices así, pues mira… 🙂

    Pasate por mi blog si te apetece, mi penultimo post habla sobre como voy llevando esa historia y quizás puedas sacar algo de bueno.

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      A veces me flagelo con la intención de reaccionar, pero ni por ésas. Así que trataré de adoptar otra estrategia y te haré caso, veo muy interesante el ejercicio de reflexión que propones. Necesito rediseñarlo todo, porque lo que me trajo hasta aquí fue útil pero ya no me sirve. Gracias por tu apoyo, Isabel, necesito cada hombro que podáis aportar a la causa :*

      Me gusta

      Responder
  7. Javi

    Gran entrada la de hoy Rafi. Me siento identificado al 100 %. Aunque generalmente no suelo evitar acercarme a una mujer y hablar con ella si me parece interesante también te digo que no me siento tan seguro como cuando estaba delgado y me veía a su vez como objetivo de esas miradas. Yo no he renunciado a mirarlas a ellas, pero sí que me ha pasado lo que dices, y me doy cuenta de que no me miran del mismo modo… cuando lo hacen. Al margen de que, personalmente, me acompleja mucho estar estancado en este peso.

    Por otro lado leí hace unos días en Twitter al respecto de lo que has escrito y resulta que es una tendencia estética que está actualmente de moda, la verdad es que flipé en colores. Incluso lo han bautizado…en inglés por supuesto, ya que esto es dificil que salga de un barrió cañí, aunque lo comenten en el metro ; ). Les llaman “Bikini bridge” y “Thigh gap”, esta última por lo visto ya se puso de moda en el 2013…O_o

    Vivir para ver. Por cierto, tremenda fotografía la que has publicado bribón…eso es un culo y lo demás son tonterías.

    Me gusta

    Responder
    1. Un gordo cualquiera Autor de la entrada

      Yo he tenido la fortuna de que dos de las mujeres que más me han querido en la vida lo hicieron con todos mis kilos a cuestas, pero no cabe duda de que a todos nos halaga sentir que gustamos. Ahora mismo es como si mi cuerpo me encarcelara, como si él fuera por un lado y yo por otro… y esa disonancia es terrible, una sensación que no se la deseo a nadie. Espero reconciliarme con mi cuerpo algún día, hacer las paces con él, decirle que lo echo de menos, que reconectemos de una puñetera vez.
      P.D. Soy fan de los culos, y el de la moza de la foto está que ni trazado a compás. Gourmet pata negra para salivar a conciencia :)___

      Me gusta

      Responder
  8. Oscar

    Pobrecillas… Pero no las culpo, cuando eres joven haces muchas idioteces. Qué adolescente no las hace? El problema es que la sociedad no es la misma en cada época, pero a nuestros padres con nuestra edad le parecerían igual de estúpidas las cosas que pensábamos nosotros y nuestros iguales de adolescentes… Ley de vida!

    Me gusta

    Responder
  9. Pingback: El camino equivocado | MI VIDA GORDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s